jueves, 6 de marzo de 2014

ENTREVISTA CON ABOLIPOP RECORDS

Más allá de la música


Nacido oficialmente en el 2002, Abolipop Records es un sello con base en Zapopan, Jalisco, que desde su inicio se caracterizó por editar proyectos musicales ligados a la música electrónica no convencional, y de forma más específica, el ambient, glitch, ritmos cortados, dreamy, hip hop experimental y noise.

Los fundadores del sello son Israel y Diego Martínez, hermanos que han dedicado prácticamente toda su vida a la música desde distintas facetas. Ya sea producción, mezcla, masterización y hasta el diseño gráfico de sus lanzamientos o los de músicos con los que comparten ideología.

Como ellos mismos lo comentan, Abolipop Records fue uno de los primeros sellos mexicanos que confió en la idea de distribuir música de forma gratuita. Desde su nacimiento se preocuparon por ofrecer algunos lanzamientos en formato digital, pero fue en el 2009 que nació su proyecto alterno, Suplex, página en donde exclusivamente se comparten álbumes gratuitamente. A la fecha han subido casi una treintena de trabajos discográficos de proyectos como Lumen Lab, Muz Muz, Juanjosé Rivas, Stalaktos, Inpút Mod FX y Bandido, entre otros.

Si en un inicio la idea era sólo la de crear música, ahora sus objetivos se han expandido y en Suplex están interesados en la investigación, escritura y exploración periodística. Uno de los trabajos que tienen en mente es un libro acerca de la escena hardcore-punk de Guadalajara de 1988 a 1995. El trabajo estará listo en un par de meses y se podrá descargar sin ningún costo a través de la plataforma Suplex.

Con motivo del duodécimo aniversario de Abolipop Records, Israel y Diego Martínez cedieron unos minutos de su tiempo a Música Inclasificable y el resultado fue la siguiente entrevista en la que hablan a fondo de cómo fueron los años previos al nacimiento del sello, su opinión acerca de los distintos formatos musicales que existen y lo que piensan hacer durante el resto del 2014.

De izquierda a derecha: Diego e Israel, los hermanos Martínez

Abolipop Records acaba de cumplir 12 años.  Antes de fundar el sello, ¿ustedes a qué se dedicaban y qué fue lo que los llevó a formar esta disquera?

Israel Martínez (IM): De manera formal, hasta 1997 empecé a hacer cosas porque previamente sólo era un vago. Mi primer proyecto fue un grupo de gothic rock que se llamó La Sangre de Alicia pero que en realidad estaba muy influenciado por el punk; a partir del 99 fue que mi hermano –Diego– y yo empezamos a trabajar con algunas herramientas tecnológicas como teclados Casio y una caja de ritmos muy sencilla. 
Después formé a Sueño De Luna, que estaba más cercano al electro dark; mientras tanto, mi hermano fundó a Lumen, que básicamente es lo que ahora conocemos como Lumen Lab.
A la par, formamos un sello que se llamó México Nuevo en el que publicamos alrededor de 6 o 7 discos de música experimental, industrial y electro dark.
En el 2000 nació, al menos como nombre, Abolipop, pero nosotros tomamos como nuestra fecha de nacimiento el 2002 porque fue en ese año que esto se convirtió en un sello discográfico y en colectivo. En un inicio, Abolipop era un proyecto que tenía Eric Gamboa (fundador del sitio New Weird Latin America y uno de los locutores del programa de radio Raw Power) en el que se regalaba música a través de internet, no necesariamente álbumes sino EP’s. Ese proyecto fue muy interesante porque surgió antes de la explosión de las netlabels. Lo que sucedió en el 2002 fue que juntamos el nombre de Abolipop con la disquera de México Nuevo y así nació como sello discográfico Abolipop Records.
Algunos de los lanzamientos de Abolipop Records
La idea en un principio fue la de generar una disquera en la que se promoviera música electrónica pop pero explorativa, es decir, tampoco queríamos crear arte sonoro o cosas muy radicales.
Contamos con la fortuna de que a la par, existieran sellos y colectivos como Static Discos en Tijuana y Discos Konfort en la ciudad de México, que estaban promoviendo esto a un nivel bastante fuerte. Digamos que era la parte alternativa de la música electrónica a lo que comúnmente se asocia más con los raves.

¿Cuáles eran y siguen siendo sus modelos a seguir hablando de disqueras?

IM: En ese sentido, se ha transformado con el tiempo. Nosotros como toda una generación de mexicanos, estábamos muy influenciados por Warp Records, el sello icónico del IDM (Intelligent Dance Music); de igual forma, también Mille Plateaux con sus compilaciones Clicks & Cuts fueron nuestro referente. 
Pero todo ha ido cambiado porque en la actualidad ya no creemos en la idea de disquera a la vieja usanza del clásico ciclo publicar-mover-vender. Ahora creemos que los proyectos se tienen adentrar en otras áreas, por ejemplo la investigación, la escritura, el video. Por eso fue que en el 2009 creamos la plataforma Suplex, porque en México y otros países lo que se acabaron fueron los distribuidores, es decir, siguen habiendo sellos, tiendas y grupos pero ya no hay quien distribuya tu música.


Ustedes por separado, ¿qué otros proyectos tienen?

Diego Martínez (DM): Yo tengo dos proyectos: Lumen Lab, que siempre se ha enfocado a la cuestión post-industrial, los ritmos rotos, el glitch y el IDM; y el otro proyecto que tengo es Jack's Son, que está más inclinado hacia el hip hop.
IM: Yo tengo a Nebula 3 con el que realizo conciertos de forma esporádica. Y por otra parte, también me dedico a la exploración de sonido y la música experimental; me dedico a hacer piezas no sólo aurales sino también visuales, por ejemplo, instalaciones, videos, piezas gráficas, mecanografía con fotocopia y eso básicamente a lo que me dedico.

Como mencionaron, en el 2009 crearon la página Suplex que se dedica a publicar música de forma gratuita, algo que en la actualidad parece muy normal, pero en el momento en que nació esa plataforma fue algo ciertamente novedoso. ¿Ustedes así visualizaban el modelo musical en la actualidad?

IM: De hecho es muy chistoso porque en un inicio se decía que los que regalaban su música era porque ningún sello los quería firmar (risas). Pero la verdad es que desde que nació el nombre de Abolipop, con Eric Gamboa, a nosotros nos interesó el publicar de forma gratuita al menos un álbum al año.
DM: Al principio sí costó trabajo regalar todo porque siempre nos hemos preocupado por hacer una masterización y un trabajo gráfico decente, no es simplemente publicar de forma gratuita cualquier cosa.
IM: Lo que sí es una realidad es que actualmente existe una sobreproducción de materiales digitales gratuitos.


Alguna vez leí un artículo que Israel escribió para la revista Replicante acerca de los distintos formatos musicales y decía que lo que verdaderamente debe importar es la música por encima del formato en el que se encuentre porque desde el cassette hasta el mp3, todos tienen ciertas ventajas.

IM: Sí, yo creo que todos los formatos son buenos y por algo se han hecho.
A mí me da mucha risa ver a las personas que ahora están volviendo a comprar vinilos cuando en el pasado los regalaron y se deshicieron de sus colecciones. Es muy extraño que hace 20 años, en la transición del vinil al CD, las desventajas que se mencionaban del acetato eran sus grandes dimensiones y que se escuchaban mal… y ahora resulta que ésas se han convertido en sus principales virtudes. Y de forma muy chistosa, la mayoría de las personas que ahora defienden al vinil, en realidad los escuchan con bocinas de una calidad paupérrima en las que no luce ese formato.
Y por ejemplo, el cassette tenía la cualidad de ser muy accesible en términos económicos y yo creo que la mayoría de las personas de mi generación, crecimos con cassettes; o sea, sí estaban chingones los vinilos pero eran muy caros. Con lo que te comprabas un vinil te podías comprar 3 o 4 cassettes.
Y ahora yo aprovecho para defender al CD porque me parece que es un formato muy menospreciado y hasta despreciado en la actualidad… es como la chava de la escuela a la que nadie quiere invitar a salir (risas). Tiene un sonido que me gusta mucho, lo único que le puedo recriminar es el empaque que no me gusta, pero desde hace años, varios sellos trabajan en empaques diferentes al tradicional del disco compacto. Por ejemplo, el primer álbum de Lumen Lab (Comiendo Algodón En La Pista De Baile, 2004) lo sacamos en pasta dura como si fuera un libro, la compilación Transformaciones (2004) venía en una caja desprendible muy chingona.
Yo tengo una teoría de que sólo es cosa de que pasen unos 5 o 6 años y de nueva cuenta van a regresar los CD’s porque además ahora son muy económicos.
También depende del tipo de música ver qué formato se adecúa más a su sonido, por ejemplo, la música clásica luce más en vinilo porque cubre todo el rango de los instrumentos de las orquestas para escucharla con frescura; en cambio, toda la generación de Abolipop es del CD, los clicks and cuts y la música comprimida se escucha mejor en este formato musical; y por ejemplo, si quieres escuchar a bandas ochenteras de punk como La Polla o Eskorbuto, suenan mejor en cassette por el tradicional sonido sucio de ese formato.
En general, creo que hay ciertos géneros o sonidos que se adaptan mejor a un formato musical que a otro, no es necesario que todos los nuevos lanzamientos se editen de forma simultánea en todos los formatos; creo que en la actualidad hace falta que los músicos sean más bravos y piensen, desde la concepción, en qué formato lo van a lanzar y sobre todo que experimenten con los empaques. Por ejemplo, yo hice un álbum titulado Dos Expresos en dos tazas separadas y fue editado en vinil. Contiene una pieza de 20 minutos por lado y tú puedes colocar la aguja donde quieras porque en realidad ninguna tiene principio ni fin; ese experimento sólo se pudo hacer en el vinilo porque en ningún otro formato hubiera sido posible.

Y por último, ¿qué viene a futuro para ustedes por separado y juntos en Abolipop?

IM: Yo tengo deliberadamente una pausa discográfica y no voy a editar nada en este 2014 porque últimamente he lanzado varias cosas, entonces, quiero darme una pausa en cuanto a lanzamientos. En lo que sí seguiré será en la exploración sonora y a partir de la música, explorar otros terrenos, por ejemplo, un fanzine-auditivo-perifoneo que saldrá próximamente con el apoyo del Museo Universitario del Chopo y su fanzinoteca.
DM: De Lumen Lab estoy trabajando en el cuarto álbum y espero que salga a finales de año y saldrá en formato físico, yo espero que en CD.
IM: Como Abolipop, a través de Suplex vamos a publicar una investigación cronológica de la escena hardcore-punk de Guadalajara y abarca de 1988 a 1995. Es un trabajo que surge de mi archivo personal y de las colecciones musicales de varios amigos; digitalizamos toda nuestra música y a su vez, otras personas también colaboraron con flyers, posters e incluso unos textos que fueron escritos especialmente para este proyecto. Todo saldrá en un par de meses y será una compilación completamente gratuita y si te fijas, no tiene que ver con la raíz de música electrónica de Abolipop, pero son el tipo de cosas que nos queremos dar el placer, reto y compromiso de hacer.


Para descargar todos los lanzamientos de Suplex:
http://www.suplex.mx/

La página oficial de Abolipop Records:
http://www.abolipop.com/

El próximo evento que tendrá Abolipop Records será el viernes 7 de marzo en el Centro de Cultura Digital:

No hay comentarios.: