jueves, 16 de noviembre de 2017

Reseña: The Routes - Dirty Needles And Pins (Greenway Records, 2017)




El mundo musical es bastante peculiar y mientras algunas personas dedican años tan sólo para poder componer y grabar un álbum, también existen otras mucho más prolíficas que encuentran la inspiración en cualquier lugar y están totalmente casadas con la música, por lo que de manera constante se permiten publicar nuevas creaciones.

Enmarcado dentro de lo que se conoce como workaholic, el guitarrista inglés Chris Jack presenta el sexto LP de su proyecto The Routes, siendo la continuación de In This Perfect Hell (recomendamos leer nuestra reseña) que vio a luz a inicios de este mismo 2017.

Al respecto, es importante acotar que Chris Jack también es multiinstrumentalista, por lo que se encargó de la guitarra, voz, bajo, teclado y percusiones, es decir que prácticamente todo el material fue compuesto por él mismo.

Acerca de su pasado, es conveniente mencionar se inició en el mundo profesional a mediados de los noventa en su natal Inglaterra con el conjunto de britpop Electralux, aunque realmente nunca sucedió nada relevante con ellos. Fue a inicios de milenio que su vida cambió por completo cuando se casó con la artista japonesa Yoko Ono y ambos se mudaron a la ciudad nipona de Hita.

Una vez instalado ahí, Chris Jack fundó un nuevo proyecto pero esta vez encaminado hacia el terreno del garage primitivo pero con acercamientos al R&B, freakbeat, música surf y fuertes dosis de psicodelia y oscuridad.

Ya situados en el presente, su más reciente trabajo, publicado por el sello neoyorquino Greenway Records, representa su cara más oscura e inclinada hacia el rock venenoso y psicodélico, pero siempre con una guitarra fuzzeada que se encarga de protagonizar todas las composiciones.

El tema que abre el álbum es "You'll See", una pieza de tres minutos que recuerda a los Kinks de los sesenta por la distorsionada guitarra y eso de inmediato se enlaza con "Ego A Go Go", un tema más cercano al beat por el ritmo muy marcado de la batería que es la encargada de conducir toda la composición.

Más adelante hace su aparición "I Ain't Convinced" que tiene ciertas referencias a The Stooges por la forma que tiene Chris Jack de cantar y arrastrar las palabras. Casi al final del álbum suena "All I Find", en el que un hipnótico teclado permanece omnipresente y se vuelve el protagonista de la psicodélica canción.

De igual forma vale la pena destacar que todo el arte del álbum fue realizado por el ilustrador valenciano Mik Baro, por lo que en conjunto el material coloca a The Routes no sólo como uno de los grupos más trabajadores dentro del garage contemporáneo sino como uno de los más destacados y que mejor realizan su trabajo.


1 comentario:

Reversos dijo...

Enhorabuena por este pedazo de gran blog ...!!

Les dejamos nuestra música
reversos.bandcamp.com/track/bien

Nos vemos....😎